La aventura de subirme el pantalón

Nunca fui delgada y siempre he tenido que hacer muchos esfuerzos para mantenerme en forma, dietas, ejercicio y ayuditas varias, esas cosas que todas las mujeres hacemos, necesarias cuando se es rellenita como yo, soy además Latina eso significa que mis caderas son mas amplias, mi trasero no es pequeño y en general mi cuerpo es mucho mas ancho y curvo comparado con el de las mujeres de raza asiática.

siempre me he sentido gordita, y es que es imposible no sentirlo cuando las mujeres en Japón son en un 99% muy pero muy delgadas.

Ellas son Menuditas y delicadas como muñequitas de porcelana y yo bueno, pues yo soy otro tipo de mujer. Estaba consciente de esto cuando llegue a Japón y estaba segura de que siendo latina tendría que asumir con orgullo mi condición en todos los sentidos y eso incluye mis rasgos físicos.

No me siento mal por tener curvas o ser mas rellenita que las asiáticas, por un lado, porque no puedo hacer nada al respecto y por el otro porque hay cosas de mi cuerpo que me parece que se ven muy bien, así como están hasta ahí todo en orden, el problema comenzó cuando por primera vez trate de comprar ropa en Japón. Este es un reto al que nos enfrentamos todas las mujeres de otras razas en este país al menos las latinas seguro que sí. Las tallas en Japón son más bien pequeñas, siempre tengo que pasar horas entre almacenes tratando de encontrar una talla M o L que no parezca S y cuando por fin logro encontrarlas al medirme la ropa no sube el cierre en mi espalda porque cierto par de cosas latinas no caben en la blusa o el pantalón no pasa de mis caderas porque mi trasero no cabe en él.

Esto ha sido bastante traumático en realidad y por poco no supero la idea de que me haberme convertido en un elefante en Japón. Con el tiempo comencé a entender, o quizás a autoconvencerme, de que en un país donde la mayoría de las mujeres son delgadas y pequeñas es natural que no se vendan las tallas grandes esta es una realidad y tengo que afrontarlo. La ropa interior la tengo que comprar en Colombia porque acá las tallas no llegan a 34B jamás. He optado por buscar almacenes más dirigidos a los turistas donde la cuestión es más flexible, estos lugares me dan esperanza, aun puedo usar la misma talla de antes y esto gracias a: Zara, H&M, Forever 21 entre otros y que Dios bendiga la globalización, aunque reconozco que es más fácil compra Kimonos porque son de talla única.

La cuestión de las diferencias no solamente radica en las tallas sino en las formas de vestir, la estética japonesa es muy distinta a la nuestra y esto esta relacionado directamente con la cultura y los modales, también aplica para los hombres por su puesto. Cuando llegó el verano me sorprendía ver como muchas mujeres tapaban sus brazos con guantes largos, usaban sombrero y además sombrilla, me daba calor solo con verlas, descubrí que para la mujer japonesa la blancura de su piel es muy importante, un símbolo de belleza por eso ellas prefieren protegerse lo que más pueden del sol. Por otro lado, yo cada vez que notaba mis piernas blancuzcas de no ver el sol, salía directo a broncearlas porque hace parte del sex-appeal del verano ¿ojos negros piel canela?

Alguna vez tuve que cantar en un evento para un circulo de damas latinas en Japón y la persona que organizaba el evento me pidió muy especialmente que evitara llevar escote, no se refería a un escote pronunciado, sino a no llevar escote del todo, me sugirió vestidos o blusas de cuello redondo y a media pierna, luego me explicaron que el escote no se usa, no está bien visto y no es elegante ni sexy, no he descubierto con certeza si es porque como son tan menudas no hay mucho que pueda mostrar un escote, pero no está comprobado aún. Lo que sí es curioso para mi es que a cambio de eso la mini falda es de lo más popular y no hablo de minifalda por estar arriba de la rodilla me refiero a minifaldas que con dificultad tapan el muslo.

Las colegialas y en general a las adolescentes usan diminutos pedazos de tela como faldas y rotondas estilo tutu que de seguro solo una mujer muy delgada podría usar, de otra manera estaría completamente descubierta, acá resulta ser muy normal mostrar las piernas, pero no el escote.

En realidad creo que la gente debería vestir como quiera y en eso Japón es muy condescendiente, incluso más que en Latinoamérica, ves en las calles todo tipo de modas, sin que nadie repare mucho en ello, pero cuando se trata de eventos o reuniones donde hay protocolo la cosa es a otro nivel y en ese sentido los japoneses son realmente serios.

Para hacer negocios no se usan faldas cortas, siempre deben ir debajo de la rodilla, no puedes llevar sandalias o zapatos que dejen ver tus dedos de los pies, incluso si es verano. Usar medias veladas de preferencia, incluso las venden para verano hechas de materiales fríos, puedes llevar pantalón, pero ten cuidado de que los zapatos no sean demasiado altos o con rampla, lo zapatos deben ser sobrios y no tan llamativos, evita las manga sisa, así estés pasando por el mas caluroso de los veranos y olvídate de las gafas oscuras o de mascar chicle.

Para los hombres la cuestión será siempre la misma, jamás usar jeans o pantalones deportivos, camisas de manga corta en el verano están permitidas, en algunos casos si el evento amerita debe usar traje y corbata. Caminar por Tokio y fijarse en la forma de vestir de los hombres de negocios o empleados de empresa mas conocidos acá como (salaryman), es como ver a estudiantes del mismo colegio saliendo de clase, son casi fotocopias ambulantes, estandarizaron su manera de vestir y pienso que lo hacen por comodidad.

Para las reuniones con los mayores y esto es muy importante saberlo, cuando conocí a la familia de mi esposo estábamos en pleno verano y los protocolos de estas ocasiones, como la presentación de la futura esposa a la familia, son muy importantes en la cultura japonesa, para poder cumplir como debe ser con las expectativas de mi futura familia política tuve que asesorarme muy bien con varias amigas japonesas que me dieron todos los tips por ejemplo: que para conocer a los abuelos no debes usar pantalón será mejor un vestido o una falda a media pierna, debes llevar media veladas, zapatos cerrados, maquillaje sobrio, cabello suelto, uñas naturales sin decorar y menos con colores vivos. Esto es puntualmente para la presentación formal en familia, un evento que ocurre una sola vez, esto no quiere decir que siempre que vea a los abuelos deba vestir a lo monja, se trata de un evento protocolario especial.

Vivir en este planeta me ha enseñado que los modales son un tipo de lenguaje que permiten cierta armonía social y hacen que la gente entre en sintonía durante los eventos o reuniones, no hay distracciones y cada quien asume su rol en la dinámica, por eso desde la forma de vestir hasta la forma de hablar y comportarse tiene un sentido particular y son muy importantes.

Ha sido toda una aventura aprender los modales sobre todo porque hay cosas que no tienen una explicación lógica, simplemente son tradiciones y se siguen al pie de la letra. En estos años he entendido que no importa si los pantalones japoneses no sobrepasan mis caderas o que las blusas no puedan contener mis senos, esto ya no tiene ninguna relevancia, porque me ha tocado agrandar la mente para que quepa en todas partes y sobre todo estar segura de que lo que lleve puesto afuera no cambia el hecho de que por dentro yo soy una colombiana viviendo en Japón.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Expert office Kojimachi, 2-10-3 Kojimachi, Chiyoda-ku, Tokyo, Japan

Llámanos 

+81-702823-9251

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram