The Medium: Una historia de chamanismo que se perfila como una de las joya del terror asiático





Vamos a adentrarnos en un mundo desconocido y místico a través de una película producida y dirigida por la cooperación coreano-Tailandesa entre Banjong Pisanthanakun y Na Hong jin. Esta mezcla es explosiva porque ambos directores saltaron a la fama con obras de horror emblemáticas del cine de terror asiático de los últimos tiempos. El cineasta Bangjong Pisanthanakun abrió un nuevo horizonte para las películas de terror tailandesas con "Shutter" y se convirtió en una estrella en la industria cinematográfica adquiriendo fama también a nivel internacional y por su lado Na Hong-Jin, el cineasta de terror y suspenso coreano es bien conocido internacionalmente por su clásico The Wailing.


Ambos son conocidos también por sus respectivas fortalezas como guionistas y cineastas con talentos únicos, las expectativas sobre la película tailandesa-coreana, “The Medium”, se dispararon en los países del este de Asia porque la película está co-escrita y co-producida por ambos cineastas prometiendo posicionarse como la más terrorífica del año. The Medium, que se estrenó en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Bucheon BIFAN, llevado a cabo del 8 al 18 de julio del 2021 causó un revuelo impresionante en su primera proyección. Los asistentes, entre los que estaban varios críticos de cine y periodistas, dijeron no haber podido borrar de su mente muchas de las escenas de la película durante varios días y muchos aseguraron haber tenido pesadillas los días posteriores al lanzamiento. Pero ¿cómo es que han llegado a los países asiáticos a convertirse en la Meca del género del terror?



Pues bueno la historia nos cuenta que en los años 90 el panorama del cine de horror estaba dominado por el Cine Slasher, un subgénero que nos presenta asesinatos brutales de grupos de personas usualmente usando cuchillos o herramientas. Este estilo lo podemos ver en infinidad de obras como “Scream”,Sé lo que hicieron el verano pasado” y “Leyenda Urbana” entre otros. El resultado de esto fue una sobre explotación de la fórmula en tantas cintas que saturaron las pantallas del mundo sin aportar nada al género del terror.


Pero todo cambiaría en 1998 con el estreno de la película japonesa Ringu inspirada en la novela homónima de Koji Suzuki, que no solo revolucionó el género, sino que hizo que los reflectores del mundo se posaran en el cine de terror asiático, siendo la película más taquillera del país en su momento. Con seguridad, el director de esta película, Hideo Nakata jamás imaginó la repercusión cultural que su película tendría a nivel internacional. Obviamente el éxito de Ringu derivó en una inmensa ola de producciones con temáticas similares como Kairo y Ju-ON. Cuando llegó a los oídos de Hollywood el éxito estruendoso de estas películas decidieron hacer varias adaptaciones de las obras, entre las más conocidas está The Ring por su puesto.


Mientras tanto, otros países asiáticos atravesaban también por un renacimiento del cine de terror, entre esos hay ejemplos de películas que también cuentan con su respectivo remake estadounidense, como El ojo (Hong Kong-Singapur, 2002), Los poseídos (Corea del Sur, 2003),Into the mirror (Corea del Sur, 2003) y Están entre nosotros (Tailandia, 2004). Pero ¿qué es lo que tiene el terror asiático que lo hace tan atractivo y exitoso? La respuesta yace en el choque entre tradición y modernidad además de la exploración de las ansiedades que ese encuentro genera. Asia ha demostrado que el horror no necesita ser obvio ni explícito y que puede apelar a preocupaciones reales para hacer de estas el motor narrativo en contextos sobrenaturales.

Por otro lado, las propuestas visuales que desarrollan los directores asiáticos dentro del terror han impulsado mundialmente el gusto por este género. Estas recientes narrativas recuperan una serie de elementos que son muy comunes para personas de todas las nacionalidades, sin dejar de lado los aspectos tradicionales de sus países de origen y aquí está el secreto. También juegan un papel importante los usos alternativos de cámara y sonido en la fotografía que provocan en el espectador un conjunto de sensaciones como ansiedad, angustia y vulnerabilidad, que lo hacen mantenerse aferrado a su asiento. Las cintas proponen muchos momentos con sobresaltos sin necesidad de recurrir a efectos estrambóticos para lograrlo, es una narrativa más sutil pero mucho más espeluznante que no apela al asco sino al miedo interno que nos hace preguntarnos si esto pudiera pasar en la vida real.


The Medium es un perfecto ejemplo de esto desde el momento en que la pantalla se ilumina mostrando la primera imagen, por eso no es de extrañar que en el Festival Internacional de Cine Fantástico Best of Bucheon la colaboración tailandés-coreana cumpliera con todas las expectativas de la reunión de estos dos genios directores. Además de usar los juegos de cámaras y silenciosos suspensos, como lo mencionamos anteriormente, típicos del terror asiático; esta película, toca un tema que ya de por sí, nos abre una ventana al terror: posesiones y espíritus malignos combinados con la atmósfera exótica de Tailandia, húmeda y sombría en la que se desarrolla la película. Se siente en el aire como confluyen lo sagrado y lo terrenal en una danza donde quizás los espíritus estén esperando una oportunidad para manifestar su poder, que en este caso lo encierra el Chamanismo.



Antes de continuar hablando de la película, démosle rápidamente démosle una mirada al chamanismo. En términos generales el chamanismo es un conjunto de creencias y prácticas tradicionales que aseguran la capacidad de diagnosticar y de curar el sufrimiento del ser humano o la capacidad de producirlo. Los chamanes creen que pueden lograr esto contactando al mundo de los espíritus y formando una relación especial con ellos. Se supone que tienen la capacidad de controlar el tiempo, profetizar, interpretar los sueños y en resumen, usar la proyección astral para viajar por los dos mundos, el superior que es el de los espíritus y el inferior que se trata del mundo humano. El chamanismo se basa en la premisa de que el mundo visible está impregnado por fuerzas y espíritus invisibles de dimensiones paralelas que coexisten simultáneamente con la nuestra, que afectan a todas las manifestaciones de la vida. Esta práctica existe desde tiempos prehistóricos en todos los lugares del mundo con algunas variaciones según la región por su puesto. Tailandia tiene su propia combinación particular de chamanismo, basada en una mezcla de la religión Bon con una generosa pincelada de budismo e hinduismo, todos ellos influenciados por la poderosa y antigua cultura tradicional del país.


A los chamanes de Tailandia se les conoce como doctores del espíritu (mau), o de manera más simple como profesores respetados qué a diferencia de la mayoría de los lugares del mundo, donde el chamán actúa como curandero en todo tipo de situaciones, estos chamanes pueden elegir especializarse en una amplia variedad de habilidades, entre las que podemos incluir la de los colocadores de huesos, curanderos de picaduras de serpientes, limpiadores de espinas de pescados, adivinos, exorcistas, fabricantes de amuletos, médicos de los senos, de los ojos y de los dientes, comadronas y hasta agentes funerarios. El título honorífico de “doctor” puede ir acompañado por una única palabra que indique su especialización. Así por ejemplo al adivino se le puede llamar mau duu o “doctor que mira”, alguien que mira al futuro, alguien que aparta las cortinas entre los mundos para descubrir respuestas para su cliente.


Este contexto es la sustancia de esta película, The Medium empieza mostrándonos a un grupo que está haciendo un documental llamado "Rangjong" que significa chamán en tailandés, y que trata del misterioso fenómeno experimentado por una familia de Chamanes que viven en la región de Isan, en Tailandia. Esta región está dividida en veinte provincias ubicadas en la meseta de Khorat abarcando toda la zona nordeste de Tailandia, por su situación fronteriza con Laos y Camboya ha recibido influencias de ambos países en todos los aspectos como la gastronomía, el idioma y por supuesto las prácticas religiosas.



Las creencias chamánicas de la región de Isan se enfocan en que todo en la naturaleza tiene un alma. Cualquier acción cometida por los antepasados ​​se puede convertir en una maldición o una bendición y se transmitirá en la posteridad a las siguientes generaciones. En adición a esto también se cree que los dioses se transmiten a través del chamán, es decir, que se conectan con el mundo terrenal a través de ese canal y en ese orden de ideas, a través de la posesión del cuerpo del chamán. Lo que nos plantea la película es justamente ¿cómo podemos estar seguros de que son los dioses benevolentes y no los espíritus malignos quienes poseen un cuerpo?

The Medium sigue la vida de Nim (Sawanee Utoomma) y su familia. Nim es un chamán adorador de la diosa Ba Yan. Ella realiza peregrinaciones anuales a la montaña donde reside esta deidad y se dedica a curar las dolencias espirituales de los habitantes de los pueblos vecinos. La diosa elige solo a las mujeres en su familia para su favor y esta tradición se ha ido pasando de generación en generación. La sobrina de Nim que se llama Mink (Narilya Gulmongkolpech) comienza a desarrollar síntomas extraños y antinaturales durante el funeral de su padre y hermano. Nim inmediatamente piensa que Ba Yan podría estar intentando transferir su favor divino a otro recipiente y que esta vez parece ser su sobrina.

La madre de Mink llamada Noi (Sirani Yankittikan) rechaza la idea de que su hija se convierta en chamán y por supuesto no acepta las sugerencias de Nim. Noi en realidad fue la elegida para ser el recipiente de Ba Yan, pero ella la rechazó y el favor de la diosa pasó a su hermana menor Nim. A medida que pasa el tiempo y los síntomas de Mink empeoran progresivamente, la familia se da cuenta de que una ceremonia de aceptación de la diosa no haría nada para aliviar el sufrimiento de Mink que quizás está siendo víctima de una serie de maldiciones kármicas violentas como resultado del pasado y el rechazo de su madre al favor de la diosa.



La chica, que originalmente era brillante, ahora se comporta como un fantasma o a veces como una niña pequeña. Se pone nerviosa fácilmente e incluso es violenta con los extraños. Sus síntomas, convulsiones y su agresividad empeoran con el tiempo. “La herencia del chamanismo” y El karma de que su madre Noi que escapó del destino de ser un chamán cuando se lo pasó a su hermana, han regresado ahora para perseguir a su propia hija y pasar la cuenta por el desagravio. Al observar cómo Mink se va deteriorando la familia angustiada decide emprender un viaje para llevar a la niña con un Chamán que ahuyenta a los espíritus malignos para realizarle un exorcismo. Paralelo a esto el equipo documental sigue la vida de Nim buscando dejar consignados los cambios en el chamán durante el proceso de descenso de la diosa Ba Yan. En el momento en que comienza la entrevista con el chamán Nim que ha consagrado a los antepasados ​​durante generaciones, comenzamos a sentir que hay una delicada línea entre lo real y lo sobrenatural en su relato, y es allí donde la narrativa nos induce a sentir cierta incomodidad.


La película tiene en su primera mitad un carácter totalmente documental donde las tensiones se van generando de manera lenta y progresiva. Esta película, está dirigida en forma de metraje encontrado, que es una técnica del género del terror donde se lleva a cabo un supuesto documental que se presenta como material inédito, en donde los protagonistas son quienes están grabando sus propias experiencias. Uno de los ejemplos más populares de esta técnica es The Blair Witch Project que puede ser muy incómoda de ver por los movimientos de la cámara que llegaron a producir náuseas en algunos espectadores. En The médium esta técnica se utiliza para ponernos en contexto con el lugar de los acontecimientos y a la atmósfera sombría de Isan donde el chamanismo sigue vivo y fuerte.

Como en un inicio la película se percibe lenta los espectadores distraídos pueden sentirse sorprendidos por el intenso miedo que produce el vertiginoso acontecer de la segunda mitad donde se prepara y procede a la ceremonia de exorcismo de Mink. Las escenas de esta segunda mitad de la película son como una mezcla de ocultismo, magia negra y violencia capaz helarnos la sangre, es un nivel de horror del que no podremos recuperarnos con facilidad.

Cabe anotar que esta película, al empezar como una narrativa de documental, mantiene la pretensión de realidad desde un principio, haciendo que las escenas de canibalismo, crueldad animal e incesto que vemos principalmente en la segunda mitad, nos aterren aún más por ese contexto de “realidad” del que venimos sugestionados desde la primera mitad. Aquí aprovechamos para advertirles, que esta no es una película de terror cualquiera para que alisten sus estómagos.


Los directores juegan con nuestros miedos invitándonos a hacernos estas preguntas: ¿estos dioses existen? Y si es así ¿cómo sabemos que son seres benevolentes? ¿Son estos seres lo que creemos que son o lo que queremos creer que son? Estas preguntas vienen con más fuerza mientras vemos la entrevista a Min, ella adora a Ba Yan una diosa a la que jamás ha visto y de la que no se conoce su verdadera forma o sus verdaderas intenciones.


Es interesante que, de hecho, la película no tiene elementos visuales sobrenaturales como fantasmas, espíritus malignos, dioses o demonios. Min dice que nunca ha visto a la diosa Bayan quien jamás aparece en la película y ni siquiera sabemos si es ella o quien posee el cuerpo de Mink. Así que la película juega con nuestras creencias incluso ahí en la pantalla, ese mundo paranormal es completamente invisible solo podemos reconocer sus efectos en Mink.




Las escenas de los eventos anuales para adorar a los dioses, las escenas de exorcismo en la oscuridad, etc., se combinan con la cultura única de Tailandia y nos ofrecen una magnífica conexión con un país quizás para muchos desconocido y acá es donde podemos reconocer los elementos que han hecho tan exitoso el cine de horror asiático, que nos dan el perfecto equilibrio entre las tradiciones culturales de estos países y circunstancias que podrían ocurrirle a cualquiera, podemos sentirnos identificados y rogamos para que algo así no nos pase a nosotros, no importa que no seamos tailandeses podemos entender el miedo de los protagonistas en lo más profundo y lo que es peor, no estamos exentos de que algo tan horroroso nos suceda a nosotros.





Hay varios detalles curiosos a resaltar de la Pre-Producción y producción de la película, por ejemplo:


  • Banjong viajó por toda Tailandia para investigar el chamanismo y se reunió con numerosos chamanes. Resultó que de esa búsqueda Isan, era el escenario más apropiado. Este es un lugar en el que el chamanismo se practica fuertemente y sin aversiones, de forma muy natural. En cambio, en las grandes ciudades de Tailandia, como Bangkok tienden a caricaturizar el chamanismo y protegerse contra él, pero en Isan se absorbe en la vida cotidiana.

  • La película se rodó de julio a noviembre del 2020 con un poco menos de 30 días de rodaje, tuvieron que tomarse un mes de descanso para que la actriz principal Narilya Gulmongkolpech perdiera peso, ella llegó a perder más de 10kg en poco tiempo por lo cual el equipo alcanzó a preocuparse y retomaron grabaciones antes de ella pudiera enfermar.

  • The Korean Herald le hizo una entrevista a los dos directores donde mencionaron que al realizar el casting se aseguraron de no elegir actores que fueran ampliamente conocidos. Pero aún así tenían que ser profesionales ya que no era fácil interpretar este guión. Entonces, los directores acordaron echar mano de los actores de teatro que no fueran famosos, después se realizaron varios talleres con los actores para trabajar entre todos la forma en que la película se viera muy realista. Banjong agregó que "The Medium" es especial porque también invita a la reflexión. -“El director Na y yo acordamos hacer una película que no solo asuste a la gente, sino que haga que el público mire hacia atrás en lo que está creyendo”, dijo.


The Medium es una de las brillantes obras maestras del horror de la actualidad, pero es importante reconocer que es un deleite para los amantes del género, pero no sabríamos cuánto podrían aguantar aquellos no tan afines al terror, va a depender de su perspectiva y de la fortaleza de su estómago para aguantar horror y sangre. Altamente recomendada esta película que apenas está comenzando a abrir sus alas en los cines de los países del continente asiático y ya con críticas muy positivas. Esperamos que este análisis o más bien esta reseña les despierte el interés por este género que cuenta con obras magistrales en Asia.


Entradas destacadas
Entradas recientes